Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

La Guerra de Castas

Algunas personas, al referirse a Mérida, Yucatán lo hacen de forma peyorativa como "La Hermana República de Mérida" pues se mofan de los intentos de independencia de este estado de México. Nada hay de gracioso con la Guerra de Castas que se llevó a cabo en 1847 en Mérida donde los indígenas mayas se levantaron en armas para masacras a criollos y mestizos.
No se saben cifras exactas pero se cree que murió más de la mitad de la población de Yucatán. Opino que en vez de mofarse de los yucatecos que pelearon y murieron por sus convicciones, esas personas ignorantes deberían de avergonzarse de no tener en la sangre esa fuerza de voluntad.
La Frase Del Día: ".. si aboliera [el gobierno] la contribución [y] asimismo que el derecho del bautismo [fuera] de tres reales, el de casamiento de diez reales...la misa según como estamos acostumbrados a dar su estipendio, lo mismo que el de la salve y del responso... descansaría todo indio, puesto que todos los de su raza están alzados, …

La Oaxaqueña de Rasgos Finos

La imagen de arriba es un cartel de publicidad pagado por el gobierno del Estado de Oaxaca y por el gobierno federal. Es una campaña de publicidad para la famosa Guelaguetza en su edición 2011. Me llamó la atención que el rostro de la oaxaqueña que en esta imagen aparece tiene unos rasgos que no van con la fisonomía de un oaxaqueño y esto no lo quiero decir despectivamente sino que creo que los mexicanos con nuestros rasgos distintivos deben de enorgullecernos y no debemos permitir que se nos pase el pincel para "difuminar" esos rasgos. El que hizo este cartel es alguien que evidentemente preferiría no ser mexicano y alguien a quien los mexicanos deberíamos preferirlo fuera de nuestro país.

Las Ruinas en Ruinas

Hace un par de semanas estuve en la zona arqueológica de Uxmal, en Yucatán y me dio una mezcla de rabia y tristeza el mirar cómo tienen tan descuidadas unos monumentos prehispánicos que son testimonio de nuestro pasado y que, por si eso no fuera poco, son una enorme fuente de ingresos para el Estado.
En la imagen de arriba pueden ver cómo hay hierba y árboles emergiendo de entre las ruinas. Las raíces de estos terminarán por destruir estos monumentos.
No entiendo cómo pueden tener al INAH tan poco vigilado y abandono siendo que nuestras zonas arqueológicas son uno de los atractivos que forman parte de la identidad de México.